Los testimonios arqueológicos de los Incas

Los testimonios arqueológicos de los Incas

No sabemos cuantos asimientos arqueológico quedan y cuantos se han perdido. No existe  un inventario de los monumentos arqueológicos del Perú. Lamentablemente el iniciado por  el Instituto Nacional de Cultura se quedó en la primera aproximación. En cuanto a los demás objetos:  Huacos, tejidos, quipus, armas, instrumentos, etc. se hayan dispersos en muchas partes del mundo, en los museos más importantes, pero la mayoría de objetos incas están en colecciones particulares, su calidad y rareza ha dado origen a su especial valoración tanto en  testimonios históricos y culturales como económicos. 

Los  monumentos como los demás objetos de los incas han despertado interés en los hombres de todas las épocas.  Las crónicas  no son más ricas en referencias arqueológicas, aunque algunas ofrecen descripciones importantes y constituyen el único testimonio que tenemos de poblaciones como Cajamarca; atravez de las versiones de Francisco de Jerez o de Juan Ruíz de Arce, ya que después fue totalmente destruida. Asimismo son importantes las descripciones de Pachacamac, Paramonga de los caminos incas y de la ciudadde Cuzco ante el evidente asombro de quienes la vieron en 1534 como Pedro Sancho de la Hoz casi 20 años más tarde y con mucho mas sensibilidad, Pedro Cieza de León describe pueblos, templos, caminos, puentes, cuyas particularidades recoge con pasión etnográfica. No se puede referir aquí lo que escribieron los cronistas del siglo XVI y XVII sobre los monumentos arqueologicos tal como alcanzaron a verlo, pero no puede dejar de mencionarse, por ejemplo: la descrpición de la fortaleza de Sacsahuamán de Sancho de la Hoz, la ciudad del Cuzco y de la misma fortaleza de Garcilazo, la relación de los ceques y adoratorios escrita por Polo de Ondegrado, la explicación y dibujos del “alta mayor” del templo de Coricancha de Santa Cruz Pachacute, entre otros.

También en ese sentido resultan valiosa las guías para descubrir huacas que confeccionaron los extirpadores de idolatrías, “arqueologos al revés” como les llamo Porras  quienes como Cristobal de Molina, Francisco de Avila y especialmente Cristobal de Albornoz trazaron derroteros de las huacas que aún tenían vigencia sagrada cuando lo visitaron con el propósito de destruirlos.

Entre los precursores de la Arqueología peruana tenemos a : Louis de Feuillú, quien recorrió la costa peruana entre los años 1709 y 1711 haciendo excavaciones en Ilo y Arica, reuniendo una buena colección de huacos que envió después a Francia.

En los añoss 1863 y 1964 el arqueálogo norteamericano Ephraim George Aquir recorrió el Perú con un itinerario que comprendió por la costa de Tumbes a Cobija y por la sierra de Ayacucho a Tiahuanaco.

Manuel Gonzáles de la Rosa, según akgunos especialistas representa desde el punto de vista arqueologica, es la contribución peruana mas notable de fines del siglo XIX. Sus invsetigaciones sobre los restos arqueologicos encontrados en las islas guaneras.

En 1896 Max Uhle realizo excavaciones en Pacahacamac, reconociendoy aislando cuatro estilos de cerámica, con lo que estableció, para el Perú  la primera estratificación arqueologicaa. Uhle concluyó, que entre las formas que tipificó como Tiahuanaco y las que pertenecía al período Inca había un estilo intermedio.

Entre 1899  y 1900 excavo en el sitio denominado Huaca de la Luna, en el valle de Moche, donde estableció la primera secuencia cronologica para la región: Moche, Tiahuanaco, Chimú e Inca.

En 1911 la expedición arqueologica del la Universidad de Yale dirigda por Hiram Bingham, en el curso de la exploración del cañon de Urubamba descubrió Machu Picchu. Los objetos arqueologicos reunidos tanto en esta como en la anterior expedición se conservan en Peabody Museum de la Universidad de Yale.

Julio C. Tello explora la región de la costa de Chincha y Sabandía, el valle de Piura y las provincias de  Ayabaca , Huancabamba y Jaén, en 1919 recorrió Huaylas, Recuay y Chavín , en 1927 descubrió las grandes Necropolis de Paracas de donde extrajeron 429 fardos funerarios, 1934 identifico la cerámica incisa de Chavín en los estratos inferiores dekl gran templo de Huantar y después de sucesivas expediciones los yacimientos de Kotosh, Cuntruhuasi, Cumbemayo, Sechín, Nepeña, Puncurí y centenares de sitios arqueologicos secundarios.

Los más importantes descubrimientos en el campo de la arqueología cuzqueña se deben a John H. Rowe, quien no solamente ha determinado con precisión el carácter del estilo Inca, tanto en la cerámica como en la arquitectura sino que ha estudiado la secuencia de 4 estilos para el Cuzco prehispánico con cinco fases consecutivas: Chanapata, influencia Huari, Inca provincial (Killk), Inca imperial (Cuzco) e Inca colonial (Cuychipuncu).
Share on Google Plus

About Docentes

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

Más información en: Carpeta Pedagógica.