Yahuar Huacac (1348 - 1370)

Yahuar Huacac, septimo inca, dibujo de Felipe Guamán Poma de Ayala
Yahuar Huacac, séptimo inca, dibujo de Felipe Guamán Poma de Ayala
Fuente: Nueva corónica y buen gobierno (1615)

Yahuar Huacac (1348 - 1370)

Quechua: "El que Llora Sangre"

VII Inca. La vida de este monarca linda en la leyenda. Al casarse Inca Roca con Mikay, hija del cacique de la tribu de los Wayllacanes, prometida del cacique Tocay Cápac, de los Ayamarcas, dio lugar a luchas sangrientas entre estas dos tribus. Los Wayllacanes obtuvieron la paz con la condición de entregar el primogénito heredero de Inca Roca.Para cumplir el pacto, los Huayllacanes con subterfugios enviaron unos comisionados al Inca, suplicándole que el príncipe heredero, Cusi Huallpa, (sol de la alegría) que tenía 8 años de edad, fuera a conocer a sus parientes maternos. Una vez llegado el príncipe se celebró la fiesta de la cosecha, a la que no asistió el infante por quedarse en Paullo, capital de los Huayllacanes. La ciudad fue atacada por los Ayamarcas y aniquilada la guardia del príncipe, éste fue conducido a presencia del cacique Tocay Cápac, el que ordenó que fuera muerto. Cusi Huallpa demostró que era hijo del Inca y que procedía del Sol. Indignado por la infamia vibró como trueno: "Os prodigo, que apenas me asesinéis, caerá sobre vosotros y sobre vuestros hijos una maldición tal, que seréis todos exterminados y no quedará el menor recuerdo de vuestra raza". Tal era el acento de sus palabras que de sus ojos fluyeron lágrimas de sangre.

¡"Yawar Wacak, Yawar Wacak"! "Llora sangre, llora sangre" y quedaron horrorizados. El terror supersticioso se apoderó de ellos, y los Ayamarcas, sobrecogidos de espanto dejaron de cumplir la orden. Cusi Huallpa, sin embargo, fue confinado en las alturas de Zurite al cuidado de los pastores. Chimpo Urma, concubina del cacique Tocay Cápac, con la ayuda de los Antas, libertó al príncipe en medio de sangrientas batallas con los Ayamarcas, y lo devolvió a su padre, Inca Roca. Su defecto visual era un mal presagio para su gobierno. Bajo el asesoramiento de su hermano Huicacirau y su primo Apu Mayta, sometió a los Ayamarcas y a los Huayllacanes, comisionando a Apu Mayta a la región costanera de Tarapacá y Atacama. El fatalismo de su vida transcurrió en ritos y fiestas para ahuyentar las enfermedades y los males. Las conquistas efectuadas en su nombre se limitaron a pequeños pueblos, próximos a Cuzco, y a unas tierras en el Contisuyo. Desposó a Mama Chicya, hija del Sinchi de Ayarmaca; entre los tres hijos que de ella tuvo, Urco el mayor, designó como sucesor al segundo, Pahuac Huallpa, en tanto que optó por confinar al menor en los campos de Chita para castigar su carácter levantisco y sus violencias. De otra parte, había tenido un hijo llamado Marcayuto con una concubina del pueblo de Huayllacán; y, disgustados sus parientes con la elección de Pahuac Huallpa, decidieron eliminarlo. Con tal ánimo, invitaron al heredero al pueblo de Paullu; y en el camino a las tierras de los Huayllacán, con un séquito de 40 orejones, Pahuac Huallpa fue víctima de una emboscada y murió con todos sus acompañantes. Dolido e indignado, Yahuar Huacac arrasó aquel pueblo, y desterró o dio muerte a sus habitantes; pero no amenguó por esto la severidad demostrada con su hijo menor, y era temida la posibilidad de que el Inca designase como sucesor a quien no perteneciese al linaje del Sol.Pasado un tiempo, decidió hacer la guerra a los pueblos del Collao, y para secundarla reunió en Cuzco a los guerreros de las tribus confederadas del Contisuyo; pero la guerra no se inició, porque éstas temieron que un nuevo triunfo aumentará el poder del Inca, y decidieron sublevarse. Durante una fiesta, cuando Yahuar Huacac se encontraba algo bebido, uno de aquellos le asestó un golpe en la cabeza. Increpó el Inca, llamándolo "traidor"; pero, al percibir que se trataba de una conspiración, intentó refugiarse en el templo del Sol, y, alcanzado en su carrera, fue asesinado. Los atacantes se apresuraron a regresar de inmediato a sus tierras, para eludir la previsible reacción de los cuzqueños. Enfrentado a situación tan delicada, el Consejo de los Orejones decidió reconocer como Inca a Viracocha, el confinado de Chita.

Share on Google Plus

About Carpeta Pedagógica

    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios:

  1. Mi padre es Hermogenez Leon Huacac y sus ansestros son los Huacac estoy feliz de saber de donde viene mi cultura gracias.

    ResponderEliminar

Más Información en: Carpeta Pedagógica.